martes, 27 de junio de 2017

MOUSSE DE LIMÓN o como aguantar una madrugada haciendo de pinche de Lady Tocinete


Lady Tocinete: Eh!! Túuu... vaaaa... ehhhh... ehhhhhhh....
Mòni: ¡qué pasaaaa! ¿Qué hora es?
LT: Es la hora de mover tu culo a la cocina. Necesito que me hagas de pinche. Así que ya puedes moverteeeeeee inmediatamenteeeeeeeee!!

(Con los ojos medio cerrados, aproximo mi dedo índice hasta el móvil... se ilumina la pantalla y puedo ver que son las 3:27 am)

Mòni: ¡¡¡¡Tociiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!! ¿Me puedes explicar que clase de broma es esta?

(Pero Toci simplemente montanda a lomos del gato de la casa, se dirige con los brazos cruzados, a la cocina. Oigo ruido, así que por el bien de la cocina. Decido levantarme aún sabiendo, que hoy, va a ser un día muy duro)


Mòni: Tociiiiii... ¡voy al baño y vengo!
LT: ¡pero dale garbo al cuerpo! y tú, gato, ya puede agacharte para que pueda bajarme.

(A penas he dormido cuatro horas. Voy a la cocina. Veo a Lady Toci que ya se ha puesto el delantal y se está secando esas gorditas y graciosas manitas)

LT: No hay galletas maría para la base. He pensado que podríamos usar la mini campurrianas. ¿Qué te parece?
Mòni: Bien, buena opción. Espera, que cogeré la bascula porque sino tú no vas a llegar.
LT: Mejor medir 30 cm que no medir como tú y estar tan mal hecha.
Mòni: Oye, lady... encima que te ayudo... Va... dime... ¿Cuánta galleta necesitamos para la base?
LT: 100 gramos y pon en un bol también 50 gramos de mantequilla. Enchufe la picadora que iré triturando yo las galletas mientras tu deshaces la mantequilla.
Mòni: Genial.

(Lady está contenta. Me mira y sonríe. Aunque a veces no sé que pasa por esa colorida cabecita)

LT: Bien. Ya puedes mezclar la galleta triturada con la mantequilla. Cuando loo tengas bien mezclado pon la mezcla cubriendo bien el molde.
Mòni: ¿así?
LT: Por favor Mòni, tienes menos gracia que el gato cazando moscas. A ver, dame un tenedor... así mujer, así... 







LT: Así, ves como hago yo. Venga, termina de extender bien la mezcla y mételo en la nevera mientras preparamos lo que es propiamente la mousse.

(Lady Toci desaparece de mi campo de visión. Pero me dedico a la tarea que me ha encomendado, sino capaz es de soltarme un picotazo en el culo con algún tenedor, que la conozco y tiene una buena idea de cada quince mil malas)



LT: Yehaaaa! Yehaaaaaa!!!
Mòni: ¿Qué haces Toci?
LT: Montar en la nata... Pone en la etiiqueta "Nata para montar"...
Mòni: ¡Tociiiii! estás loquisíma....



LT: Todo se engancha humana rara.
Mòni: Al final te voy a arrancar esos eyechips y te voy a poner dos limones por ojo.
LT: Al menos no te veré la cara de atontada que tienes por la mañana.
Mòni: me has despertado y es de madrugada
LT: Lo tuyo no tiene arreglo ni con cirujiaaaaa.... JAJAJAJAJA
Mòni: A ver, dime que hago me voy a dormir, porque me estás crispando con tanta tontería.
LT: A ver ricura... necesitamos: 200 ml de nata para montar, 4 cucharadas de azúcar, 200 gr de queso de untar. Yo cogí el light de marca Consum porque en esta casa, todos vamos servidos en lorzas, el zumo de un limón y 1 sobre de gelatina.
Mòni: ¿Qué hago entonces?
LT: Coge un bol y mezcla el queso con la nata y el azúcar. Usa la batidora y haz que se mezcle bien. Yo mientras tanto, exprimiré el zumo de un limón.


LT: ¿así salgo más intelectual?
Mòni: Bueno, sales haciendo menos el payaso. 
LT: Pues pal blog también. Sube mis fotos, ¿eh? Las tuyas no que no valen mucho. 
Mòni: ¡Qué pesadilla trozo de plástico con forma de bacon!
LT: Hablo el trozo de carne con cara de besugo....
Mòni: ¡TOCIIIIIIIIIIIIIIII!
LT: Venga! Menos quejarse y más darle a las barillas... Que yo ya he exprimido el zumo y lo he mezclado con medio vaso de agua. Métemelo en el microondas y caliéntamelo un poco. Que mientras, voy a vaciar el sobre de gelatina en un recipiente.



Mòni: A ver Toci, yo creo que esto está, ¿verdad?



LT: Muy bien. Tiene buena pinta. Vamos a reservar. Sinceramente, me dan ganas de probar.
Mòni: ¿Serás capaz de aguantarte sin probar?



LT: Pues claro! Aunque tengo que reprimir unos impulsos muy fuertes por tirarme de cabeza en el bol.
Mòni: Ni se te ocurra. Voy un momento al baño. Dame 2 segundos.

(Intento ir rápida. Dejar a Toci delante de la mezcla es un poco peligroso. Con lo golosa que es... aunque bueno, tengo que reconocer que he metido un poco el dedo y lo he probado. Y de momento, parece que está bien)




Mòni: Ya está. 
LT: Muy bien.
Mòni: ¿porque estás de espaldas?
LT: Por nada.
Mòni: ¿puedes mirarme?
LT: ........
Mòni: ¡pero que puerca eres! ¡tienes toda la cara manchada de mousse!
LT: Alucinas. Son tus ansias de probarla.
Mòni: al menos pásate la lengua por el bigotilo...
LT: Alcánzame el vaso del microondas y vuélcamelo en el bol naranja con la gelatina de limón Consum.



Mòni: Ahí va....
LT: "Remenaaaa, remenaaaa nenaaaaaa... remenaaaaaaa.... remenaaaa nenaaaaaaaaa"

(Esta muchacha me vuelve loca. Ella no lo sabe pero su impertinencia me hace que la adore. Es tan divertida. La verdad que se hace querer. La dejo que cante mientras voy limpiando un poco los mármoles. Con la batidora podríamos decir que he creado un campo de batalla de mousse)

LT: ¡Listo!
Mòni: Mmmm... ¿y ahora?
LT: Ahora deberemos mezclar la gelatina y el zumo con el resto de mezcla. Tendremos que mezclar bien para asegurarnos que se integran perfectamente todos los ingredientes.


LT: Perfecto. Ya puedes parar de batir. Mira que burbujitas tiene la mezcla.... 
Mòni: Ya veo... tiene una pinta...
LT: ¿No tienes que volver al baño?
Mòni: Noooo... y no quieras sacarme de la cocina para volver a meter tus manazas en la mezcla.
LT: ¡Qué tonterías dices!
Mòni: Toci, y ahora supongo que habrá que poner la mezcla en el molde con la base de galleta, ¿no?
LT: Elemental, querido Watson. Veo que supones muy bien... 
(En voz bajita)
LT: ¡Y parecía tontica!
Mòni: ¿Qué has dicho?
LT: Nada, que eres muy lista y espabilada. Que saques el molde de la nevera que lo pondremos y terminaremos.
Mòni: Voy.



Mòni: Toci, ¿qué es esa postura?
LT: Sepultame con la mousseeeeeeeeee!!
Mòni: Mejor la meto en la nevera.
LT: Mejor, sino no le doy tiempo a que cuaje.
Mòni: Vaya, son las 4:08... ¿y ahora que hacemos?
LT: yo me voy a dormir un poco y soñar que viene Floki a salvarme de los ingleses. Tú deberías hacer lo mismo. A tu edad, dormir poco es malo. A la mousse le quedan de tres a cuatro horas para que se pueda quitar del molde. Ves tranquila que yo te llamo cuando me levante.
Mòni: Pues genial... a ver si ahora consigo dormirme. Simpática.

UNAS HORAS DESPUÉS....

PIIIII PIIIII PIIIII PIIIIIIIII

(Bufff... otra vez el despertador. Tengo la sensación de que no es la primera vez que me levanto esta noche. De golpe me acuerdo de Toci. Son las 8:09 y es muy extraño que no me haya despertado para pedirme que le quite el molde a la mousse. Me levanto de un salto, me pongo las zapatillas e intento caminar lo más sigilosamente posible. La puerta de la cocina está entreabierta, y se aprecia como la luz está encendida. ¡Qué extraño! Igualmente, por si acaso, decido primero mirar por el hueco.....)




(¡¡TACHAAAAAAAAAÁN!! No me lo pienso. Toci ha decidido continuar por libre)

Mòni: Señoritaaaa... ¿se puede saber que haces? 
LT: Asegurarme que el gato no nos ha envenenado mientras dormíamos. 
Mòni: ¡Qué considerada! tendrás morrrooooooo...
LT: Anda, deja de quejarte y acerca un plato y sírvete antes de que no quede nada.




Mòni: ¡Hay que reconocer que se hace rápida y se come aún más rápida! Ha quedado riquísima.
LT: Pues habrá que hacer otro día.
Mòni: Pero no hace falta que me despiertes de madrugada. A esta mousse te ayudo yo cuando sea.

(Al final seguimos en la cocina comiendo y riendo. Cuando me doy cuenta es hora de vestirme e irme al trabajo. Al final el día no será tan duro como pensé. Al menos comienza bien)

Mòni & Lady Tocinete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario