martes, 21 de marzo de 2017

Panceta... R E T U R N S... ohhh yeahh!

Los días han pasado como nada. No me dí cuenta y estamos terminando casi marzo. 
Y yo sin escribir a mis queridos amigos y amigas.
Pero entendedme, entre comer y soñar con el vikingo... 
¡Mi cuerpo no ha dado para más!

¿Por dónde debería empezar a narraros mis peripecias?

Al final, ni el barbudo de Laponia ni el trío de oriente me trajeron a mi amado. Si que recibí el link de su instagram, así que entiendo que fue un regalo de "cosolación". Pero entre nosotros... ¡menuda birria de consolación! Hasta me hubiera conformado con unos pelos de su barba vikinga, o unos calcetines usados... ¿Pero un link? El año que viene no hago cartas y menos dejarles turrones y licores. ¡Pandilla de ratas! Esto demuestra que sí, los reyes son unos ratas y manguis. Sin excepción. O sin casi excepciones.

A pesar de mis desencantos, las Navidades pasaron. No sin antes dejar su habitual regusto semiamargo. 

Por suerte en enero, llegó la vuelta de los nuevos capítulos de Vikings... y como no quiero convertirme en la reina de los spoilers, callaré. Pero os puedo decir, que he llorado lo que no está escrito. El último capítulo casi provoca que mis plasticosas cuencas, quedaran inundadas. ¡Nadaban mis pestañas como pez en el agua! Suerte que tenía alguna cajita con pestañas de repuesto. Y que mis eyechips son de plástico de calidad y resisten a los tsunamis de lágrimas. 
Y ahora a esperar que decidan grabar la quinta o la sexta temporada en mi city... por eso de poder sacarme el mono de la lana que llevo y pasearme por el plató en pelotillas, al grito de " Floki te amooooo"...

Cómo podéis ver, sigo con mi adicción a Gus. No consigo quitarme. El otro día dos colegas, que son de otra raza, Dal creo... empezaron a cantarme "me estoy quitando, me estoy quitando... racatran racatran" por intentar ayudarme. Pero yo cada vez que gritaba me estoy quitando, me venía a la cara... esos ojitos y esa carita... y esa altura... y ese body... y ese pullring... uixxx... perdón, que él no tiene pullring. ¡En qué estaría pensando!!

Así que para poder superar esta obsesión, me he apuntado al Gym. El primer día me sentí fatal. Todas tan delgadas con esas ropas tan ajustadas, que no se les marcaba un ápice de grasa... y yo ahí con mis leggins, mi top y todo mi flotador intentando llegar a mi rodillas... un show... me fuí a hacer clase de Pilates. Y luego con mi motivación saliendo por todos los agujeros de mi scalp, me fui a hacer bici. 
Salí tan cansada.... tan tan cansada... que llegué a casa, me quedé encima de la cama, con todo al aire para que se refrescara mi cuerpo serrano. Y me puse una peli. Al azar... Bueno, no os engaño, al azar no. Escogí una de mi Gus...
Así que nada, el gym no funciona para "quitarme". Al revés, con el cansancio estaba más ansiosa de girar mi rechoncho cuello y abrir los eyechips, y ahí... que estuviera ahí diciendo... 
"I miss you Panceta. Would you marry with me? You make me so happy"

Os dejo unas fotos de esta magnifica peli que ví, por cierto. Se llama Patrik 1,5. 
Os la recomiendo. Los actores (TODOS) lo hacen genial. Y la idea es original y actual, a pesar de ser de 2009.

mmm.... quien fuera unos jeans azul oscuro... 


Bueno, pues por hoy no quiero aturullaros más el coco.
Prometo volver en breve con novedades y noticias.

Sed buenos.
Bueno, mejor sed como os de la gana, pero sed vosotr@s mismos.

Un beso enorme de vuestra Panceta.